MIEL ( MUY BUENA PARA LA SALUD )

RECOMENDACIONES CEE BORJA:

Todos los días una cucharada de miel para nuestros hijos/as y para nosotros mismos

La miel posee grandes riquezas naturales muy beneficiosas para el ser humano. Y es que algo tan natural, tiene que ser bueno. No sólo es uno de los edulcorantes naturales más ricos que existen, sino que, muchos remedios caseros para aliviar diversos malestares son hechos con la miel de abejas, que en Cuba se produce y se comercializa.

La miel natural está compuesta por minerales como sodio, potasio, magnesio, calcio, hierro, manganeso, cobre, fósforo, zinc, selenio, vitaminas A, C y del complejo B. Tiene propiedades alimenticias y curativas que se conocen desde la antigüedad.

Por otra parte, la miel puede llegar a endulzar hasta 25 veces más que el azúcar común, además es de fácil digestión.

La miel como remedio es antibiótica, cura el raquitismo, el escorbuto, la anemia, la inflamación del intestino, la hidropesía, el estreñimiento, el reumatismo, los dolores de cabeza y los vértigos. Es el mejor azúcar que aceptan los riñones.

Es considerada tónica y relajante al favorecer la absorción de triptófano, sustancia precursora de la serotonina, inductora del sueño. Por ello, la miel combate el insomnio.

Representa una excelente fuente de carbohidratos, por lo que se le considera un alimento sumamente energético. Funciona también como un poderoso regenerador celular.

Se le considera un reconstituyente cerebral por su contenido en sodio, hierro y fósforo, indispensables para el buen mantenimiento del sistema nervioso.

El consumo regular de la miel mejora la asimilación de otros alimentos por ser muy digestiva. Sus propiedades suavizantes y antisépticas, la convierten en un excelente auxiliar en el tratamiento de gripe, garganta irritada y dolor muscular.

ALIMENTACION SANA PARA NUESTROS HIJOS Y HIJAS ( LA SALUD ES LO MÁS IMPORTANTE EN LA VIDA )

RECOMENDACIONES CEE BORJA:

COMER SANO FUNDAMENTAL

¿Cómo puedes asegurar que los niños están comiendo los alimentos correctos?

Comienza con buenos hábitos alimenticios

Los niños de corta edad necesitan tres comidas regulares más uno o dos bocadillos. Planifica el horario de los bocadillos de tal forma que no queden demasiado cerca de los horarios de las comidas principales. Escoge bocadillos de los cinco grupos alimenticios señalados en la Pirámide Guía de los Alimentos.
Enseña buenos hábitos alimenticios con el ejemplo. Disfruta las comidas con tus hijos. Ellos aprenderán de ti cómo y qué comer. ¡Tus hábitos alimenticios saludables harán que tú también seas más saludable!

Porciones para niños

Sirve porciones pequeñas a los niños de corta edad, si se quedan con hambre ellos pedirán más comida. Ofréceles nuevos alimentos en porciones aún más pequeñas, como una o dos cucharadas.

Ayuda si tienes niños quisquillosos para comer:


Con frecuencia los niños quieren comer el mismo alimento comida tras comida, este comportamiento se conoce como “manía por un alimento”. Por lo general, esta manía por un alimento no dura lo suficiente para perjudicar la salud del niño; si se trata de un alimento saludable, los padres pueden permitir que el niño lo siga comiendo hasta que se le pase la manía.

Es posible que los niños de corta edad coman menos un día y más al día siguiente, el apetito de los niños depende de su crecimiento y nivel de actividad. Si consideras que el niño está comiendo muy poco o demasiado, consulta a tu médico.

Utiliza la Pirámide Guía de los Alimentos para Niños de Corta Edad:


Está pirámide especial te ayudará a enseñar a tus hijos qué deben comer para crecer y mantenerse saludables. En esta pirámide se muestran los alimentos que los niños conocen y disfrutan.

Ofrece a los niños de corta edad una variedad de alimentos de los cinco grupos alimenticios. Cada grupo proporciona algunas de las sustancias nutritivas y la energía que los niños necesitan. Ningún grupo alimienticio es más importante que otro. Para crecer y ser saludables, los niños necesitan comer diferentes alimentos cada día.

Un desayuno equilibrado puede prevenir la obesidad infantil

Según datos del Ministerio de Sanidad y Consumo de España, sólo el 7,5% de los niños y niñas españoles toma un desayuno equilibrado, es decir, el compuesto por leche, fruta o zumo, e hidrato de carbono. Aproximadamente 20% de la población infantil y juvenil sólo toma un vaso de leche, mientras un 56% sólo lo acompaña de algún hidrato de carbono. La mitad de esos niños dedica menos de 10 minutos para desayunar. En resumen, los niños y niñas españolas desayunan mal, lo que implica, según expertos de Nutrición, en un aumento de la obesidad infantil en la mayoría de los casos.

El desayuno es, según los nutricionistas, una de las comidas más importantes del día. Supone, al menos, ¼ de las necesidades nutricionales de los niños. Cuando los niños no desayunan bien no tienen la energía y la vitalidad para afrontar el esfuerzo físico e intelectual que les exigen las actividades escolares. Además, un desayuno no adecuado hará con que los niños sientan, a media mañana, la necesidad de un gran aporte energético, encontrados en productos de alto contenido de azúcar y de ácidos grasos, como es la bollería y tantos otros que están directamente relacionados con el crecimiento de los índices de sobrepeso y de obesidad durante la infancia, por su alto contenido calórico.

El desayuno ideal

En muchas ocasiones, por la falta de tiempo, las prisas, y los atrasos, algunas familias prescinden de dar de desayunar a sus hijos en casa. Son obligados, por las circunstancias, a llevaren a sus hijos más temprano al colegio y que desayunen allí. Esa es una buena salida desde cuando los padres conozcan qué es lo que desayunan sus hijos. En la mayoría de las escuelas, el menú es controlado por nutricionistas, lo que significa que se puede confiar en el servicio.

A los padres que tienen más tiempo, en casa, el desayuno ideal y adecuado es el que sea variado en alimentos que tengan nutrientes necesarios:

  • Lácteos: leche, yogur, y/o queso

  • Cereales: galletas, pan, copos, entre otros

  • Grasas: aceite de oliva, mantequilla o margarina

  • Frutas o Zumo

  • Otros: mermelada, algún fiambre, miel, etc.

Cuando el desayuno aporta por lo menos 3 alimentos de los citados arriba, con toda seguridad, contribuirá a que los niños tengan más energía y más fuerza para desarrollar las actividades que les exijan.

Todo es una cuestión de hábito. Si desde la más temprana edad los niños son acostumbrados a desayunar bien, su organismo se habituará a esta costumbre, y le exigirá un buen desayuno todos los días, y ellos se sentirán satisfechos. Y la familia estará previniendo lo que hoy es una preocupación mundial de los expertos de alimentación: la obesidad infantil.

DEPORTE UNO DE LOS HABITOS MÁS IMPORTANTE PARA NUESTROS HIJOS/AS.

DEPORTE = SALUD MENTAL

 concentracion-mental

Las patologías derivadas del sedentarismo y los malos hábitos nutricionales, como la obesidad, van en aumento. En la infancia, la obesidad puede causar enfermedades como hipertensión arterial o la diabetes de tipo II que, a su vez, son factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares. Para evitarlo el niño debe hacer deporte, que le ayudará, a lograr un desarrollo equilibrado.

Beneficios de la práctica deportiva

  • Colabora en el mantenimiento del peso ideal y previene la obesidad.
  • Baja las cifras la tensión arterial.
  • Previene las elevaciones de la glucosa y reduce las necesidades de insulina en los diabéticos.
  • Eleva el nivel de colesterol bueno (HDL) y disminuye los triglicéridos.
  • Mejora la agilidad, potencia los reflejos, aumenta la velocidad y refuerza la resistencia.
  • Disminuye el riesgo de padecer osteoporosis.
  • Al incrementar los glóbulos blancos en circulación, defiende al organismo del desarrollo de células cancerígenas y de infecciones causadas por virus, bacterias y parásitos.
  • Reduce la ansiedad y la depresión, y aumenta la autoestima.
  • Puede favorecer que los niños y adolescentes no se inicien en el tabaquismo.
  • Enseña a aceptar las reglas, valorar el compañerismo, integrarse y asumir responsabilidades.
  • Disminuye la tendencia a desarrollar actitudes agresivas.
  • Estimula el rendimiento académico.
  • Ayuda a tomar conciencia del cuerpo y de su cuidado.

¿Cuál es el ejercicio ideal?

Fundamentalmente los aeróbicos que aumenten la resistencia, mejoren la fuerza muscular y la flexibilidad, y que no supongan una sobrecarga osteomuscular para evitar problemas en el desarrollo. Detallamos las actividades según la edad:

Hasta los 8 años. Juegos, ejercicios de psicomotricidad, coordinación y equilibrio, ejercicios de sentido del ritmo y del espacio. Marchar, saltar, trepar, danzar.

Desde los 8 a los 12 años. Ejercicios que contribuyan al crecimiento y desarrollo general, aumentando las actividades diarias, y desarrollando las principales cualidades físicas (resistencia, fuerza y flexibilidad). Este periodo es muy bueno para aprender la técnica de los distintos deportes.

Entre los 12 y 14 años. Aumentar el entrenamiento de la técnica de cada movimiento deportivo y comenzar algún tipo de competición que mantenga la motivación a través del juego.

A partir de los 14 años. Se debe comenzar el entrenamiento más especializado, aumentando los volúmenes de carga y entrenamiento en general.

¿Cuánto tiempo debe hacerse?

Una investigación dirigida por el doctor John Reilly, profesor en la Universidad de Glasgow y médico del Hospital Yorkhill (Reino Unido), concluyó que lo más recomendable son sesiones diarias de al menos 60 minutos.

Consejos y precauciones

  • Antes iniciar cualquier práctica deportiva se recomienda un examen médico para evaluar la condición del niño o adolescente.
  • Si el niño o adolescente está implicado en un deporte competitivo, la revisión médica debe ser anual y realizada por especialistas en medicina deportiva.
  • Deben excluirse los deportes que requieran un uso excesivo de la fuerza física.
  • El ejercicio debe comenzar siempre de forma moderada, para intensificarse poco a poco.
  • Deben estar hidratados, antes, durante y después de la práctica deportiva.
  • Los cambios de actitud ante una actividad física rutinaria (más cansancio, aumento de la disnea o cualquiera anormalidad) debe consultarse con el médico.
  • Se desaconsejan las carreras de larga distancia antes de la madurez.
  • Los obesos deben realizar un plan de entrenamiento específico antes de integrarlos en deportes competitivos.
  • Los adolescentes altos deben realizar deportes de competición no demasiado exigentes para atender su desarrollo muscular armónico.

¿Cómo motivarlos a la práctica deportiva?

El equipo de investigadores de la Universidad de Michigan (EE UU), encabezado por la fisióloga Audrey Hazekamp, ofrece las siguientes recomendaciones al respecto:

  • Buscar actividades que le gusten al niño y ejercicios relacionados con ellas.
  • Que no parezca algo programado sino juegos y actividades divertidas.
  • Plantear actividades familiares que incluyan la actividad física como elemento central: patinaje, baile, paseos en bicicleta, rutas a pie.

 NADAL

DEPORTE Y NIÑOS, VAN DE LA MANO.

RECOMENDACIONES CEE BORJA:

Para mantener un equilibrio en la salud de cualquier niño es fundamental que realice deporte un mínimo de dos días entre semana y un tercero el fin de semana.

deporte y niños

El deporte ayuda a los niños con problemas de relaciones sociales y ademas ayuda a mejorar la seguridad y autoestima.
Por encima de todo debe ser el niño, dentro de unos límites, el encargado de elegir el deporte o deportes que va a practicar. Por lo general, tu hijo/a querrá practicar un deporte en concreto influenciado por sus amigos, los medios de comunicación, el entorno que les rodea, etc.

El ejercicio regular favorece el buen desarrollo físico y mental de los niños. Les ayuda a integrarse más socialmente y a adquirir unos valores fundamentales, además de colaborar en el correcto desarrollo de sus huesos y músculos.
Los beneficios para un niño que practique un deporte son muchos.

EDUCAR EN FAMILIA

EDUCAR EN FAMILIA :

La educación de un hijo o hija es fruto del trabajo diario de forma equitativa tanto de una madre como de un padre; es muy importante que los dos se involucren con la misma intensidad y que siempre de cara a sus hijos de una imagen de unidad y seguridad respecto a las pautas educativas a tomar. Recomendamos a las familias que tengan una comunicación fluida y que intenten educar a sus hijos/as con valores, donde prevalezca por encima de todo la humildad y el esfuerzo para conseguir objetivos.